LA MUERTE DE CHESPIRITO EN LAS TAPAS DE LATINOAMÉRICA

El fallecimiento del máximo ídolo de los chicos de todos los tiempos se vio reflejado en las portadas de prácticamente todos los periódicos del mundo. Así lo vieron en los países del Cono Sur.

 

En Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Uruguay, Perú y Paraguay, “El Chavo del 8” y todo el resto de los personajes que supo encarnar Chespirito han sido un éxito eterno. De hecho, en Colombia, por ejemplo, los capítulos de cada temporada se siguen transmitiendo en el canal RCN.

Por esto, no llama la atención que prácticamente la totalidad de las ediciones de este sábado, un día después del fallecimiento de Roberto Gómez Bolaños, tuvieran al ídolo mexicano como protagonista.

Cada uno pensó en una idea y la plasmó en la tapa. Algunos apelaron al barril vacío, otros lloraron el “pi pi pi pí” y otros prefirieron mostrar alguna de las últimas imágenes de Chespirito.

Este es un repaso por las más importantes:

ARGENTINA ▼

chavo3

Día a Día / Argentina / Una entrañable foto de El Chavo ▲

 

chavo1

La Gaceta / Argentina / Una gran ilustración propia ▲

 

chavo2

Clarín / Argentina / El diario más vendido sólo le dedicó un espacio. Priorizó una foto de River Plate. ▲

 

CHILE ▼

cl_mercurio.750

cl_segunda.750

cl_tercera.750

URUGUAY ▼

uy_elpais.750

uy_observador.750

PARAGUAY ▼

py_ultimahora.750

BRASIL ▼

correio_braziliense.750

br

COLOMBIA ▼

co_espectador.750

PERU ▼

pe_peru21.750

 

Neutrogena – Galénica


Galenica_segundo_post_neutrogena_octubre_Camino_real
Durante un mes Galénica tuvo un descuento en la marca Neutrogena dividido en 4 periodos, donde la campaña fue apoyada mediante publicaciones en redes sociales y sitio web.

Galenica_post_neutrogena_noviembre_camino_realGalenica_post_neutrogena_octubre_camino_real

Galenica_tercer_post_neutrogena_noviembre_Camino_real

 

INSTAGRAM, UNA PLATAFORMA DE NEGOCIOS

En la historia de Instagram, las empresas del sector de la moda han sido quienes han marcado la pauta de cómo conseguir triunfar en esta red social.

En los últimos tiempos, la popularidad de Instagram ha ido en aumento. Cada vez son más las marcas que emplean la red social y cada vez son más las que lo hacen de forma más original y diferente. Las firmas han convertido a Instagram en un escaparate para sus productos y catálogos, como hizo en su momento Ikea, o en el punto de encuentro con sus consumidores más jóvenes (las estadísticas dicen que la plataforma se está convirtiendo en más importante para los adolescentes de lo que es Facebook).

En la historia de Instagram, las empresas del sector de la moda han sido quienes han marcado la pauta de cómo conseguir triunfar en esta red social. Ellas han sido las early adopters de la plataforma, las que han conseguido los mejores números de seguidores en menos tiempo (la última ha sido, por ejemplo, Chanel, que consiguió situarse entre las marcas más seguidas en solo un día) y las que protagonizan los grandes casos de éxito en Instagram. Ahora están siendo también el ejemplo de una nueva tendencia al alza: las marcas de moda están convirtiendo a Instagram, la red social, en una plataforma para el ecommerce. El éxito de una foto en la red social ya no solo consigue engagement, también permite cerrar una venta.

Por el momento, solo las marcas pioneras lo están probando, pero la tendencia va al alza y, además, permite convertir a la plataforma en una herramienta para la venta (algo que Instagram, con sus características propias, no permite realmente).

La última en unirse a la lista ha sido Michael Kors. La firma estadounidense ha creado, como publica Quartz, un servicio que juega con los hashtags y los servicios de suscripción para convertir las fotos de Instagram y los me gusta en un elemento para la venta. Los consumidores solo tienen (además que seguir a la marca en la red social) que darse de alta en el programa #InstaKors. Cada vez que la marca publica la foto de un producto con ese hashtag y los consumidores que están afiliados al servicio le dan a me gusta, reciben de forma instantánea un mail con un link para comprar ese producto en la tienda online de la marca.

El sistema es muy similar al que está ensayando Marc Jacobs con su línea de productos de belleza. La firma también mezcla sistema de suscripción y hashtag aglutinador y, cada vez que uno de los participantes en el sistema da a me gusta, el servicio lo tiene en cuenta para mandarle al final de la semana un mail con todos los links de los productos que le han gustado.

Al final, estos servicios mezclan el poder del email marketing, con las ‘wish list’ de los más populares sites de ecommerce y el poder de una red social aún por explotar en términos de conversión real en comercio electrónico.

Servicios creados

No son los primeros en intentar convertir Instagram en un escaparate para el ecommerce y en crear una plataforma de conversión. Ya existe una web que intenta hacerlo y que, por el momento, está siendo empleada, sobre todo, por las blogueras de moda, un universo online muy influyente en los patrones de compras de las consumidoras de ese mercado.

El servicio se llama LiketoKnow.it y también funciona bajo suscripción. El consumidor se da de alta en su web con su cuenta de Instagram y, cada vez que dé a me gusta a una foto en la que se haya incluido un link al servicio, recibirá un mail con los datos de los productos que ha visto en la foto que le ha gustado para poder comprarlos.

Agencias para Instagram

Las marcas son, en definitiva, cada vez más conscientes del poder que tiene Instagram para llegar al consumidor. Los consumidores buscan cosas diferentes en esta red social y el secreto del éxito va mucho más allá de hacer una simple foto. Lo que los internautas buscan son experiencias y las marcas tienen que ser verdaderas, inspirar acción en la comunidad y aportar un significado a las acciones que realiza en la red social.

El usuario es cada vez más exigente y las empresas están viendo el potencial de esta plataforma, así que el futuro va a pasar por profesionales altamente especializados que les ayuden a cubrir la demanda específica creada por este soporte. De hecho, en Estados Unidos, la última moda (que va en aumento) es la de las agencia que trabajan únicamente en Instagram. Su trabajo aprovecha todas las posibilidades que aportan las nuevas tecnologías y realizan acciones como, por ejemplo, de minería de datos para ser más eficientes a la hora de establecer cómo llegar al consumidor final.

Referencia: puromarketing.com

¿POR QUÉ CAMBIAN LOS LOGOS DE LAS EMPRESAS CON EL PASO DEL TIEMPO?

En 1934, lo que hoy conocemos como Canon lanzó una cámara de fotos en Japón, que supuso el pistoletazo de salida para lo que el paso del tiempo convertiría en una multinacional que no solo fabricaba cámaras, sino muchas más cosas (después de la II Guerra Mundial, por ejemplo, eran especialmente conocidos por sus máquinas de escribir). La cámara fue bautizada entonces como Kwanon, en honor a una deidad budista, y el logo de la marca fue diseñado partiendo de ese punto de inspiración. La firma rápidamente vio que aquello tenía que ser cambiado: en los siguientes años se convirtieron en Canon y eliminaron a la diosa de su imagen de marca. Querían resultar modernos. Hoy, 80 años más tarde, nadie pensaría en una diosa budista al ver el logo de Canon, con unas estilizadas letras rojas.
Kodak-Logo-Evolution

La firma es una de las habituales cuando se hacen artículos mostrando la evolución gráfica de los logos de las compañías. No es el único ejemplo. Microsoft, Nokia, IBM y hasta Apple han tenido logos de lo más variados. Más cerca geográficamente, por ejemplo, podemos pensar en Telefónica, cuya evolución de logos abarca desde el medallón claramente retro de su fundación en 1924 como la Compañía Telefónica Nacional de España y llega a las ‘tes’ granuladas de los 80, culminando por recuperar el nombre completo como logo y hacerlo desaparecer cuando se reinventó como Movistar. Aunque, por supuesto, los consumidores siempre recordarán y tendrán en mente las imágenes gráficas de las cabinas públicas o de los teléfonos que tenían en sus casas cuando piensen en la imagen de marca de Telefónica.
logo apple

Muchos de esos logos que las empresas han cambiado a lo largo de los años eran conocidos y populares. Muchos se han convertido en el objeto de una nostalgia retro por parte de los consumidores. Así pues, ¿por qué cambian las empresas sus logos con el paso del tiempo? Si los compradores valoran cada vez más la autenticidad y la historia de marcas y productos, ¿por qué no mantener para siempre esa imagen de marca del pasado que conecta con su trayectoria muchas veces centenaria?

El ciclo de vida natural de las empresas es el que acaba empujando a las firmas a cambiar de logo. Este verano, por ejemplo, lo hicieron unas cuantas. Las razones para estrenar un nuevo logo y renunciar a la tradición de la marca son bastante variadas.

La primera – y una de las más habituales y obvias – es la de un cambio en la propia compañía. La empresa puede enfrentarse a un cambio de nombre, a un cambio de concepto (y esto se ve muy claramente en esas firmas de nuevas tecnologías que empezaron en realidad en otros mercados completamente alejados de lo tech, como puede ser Nokia) o a un cambio de propiedad. Uno de los cambios de logo del verano, por ejemplo, fue el de Abanca, la nueva identidad de las fusionadas Caixanova y Caixa Galicia (y que había pasado por varias identidades previas anteriormente y había, incluso, creado una marca paralela, Evo, que funcionaba con una identidad corporativa distinta). Las cajas de ahorros han visto como en los últimos años cambiaban sus funciones y sus dueños y eso las ha empujado a cambiar de logos (y de nombres muchas veces).
logo windows

Pero no solo los cambios estructurales de las empresas afectan al logo: el branding de una marca también se va viendo marcado por los cambios en los gustos de las épocas por las que atraviesan las empresas y las modificaciones entre lo que es y lo que no correcto en diseño. A las marcas nos les queda más remedio que mantenerse con las corrientes de diseño. Las grandes empresas han ido cambiado los logos cuando hay cambios de gustos: no tiene nada que ver el barroquismo preciosista de la Belle Époque con el diseño más moderno y de líneas simples de los años 30. Muchas veces, además, los cambios en corrientes de diseño implican también un cambio en lo que los consumidores asocian o no a lo que las marcas quieren transmitir. La imagen de modernidad no es igual hoy en día que hace 100 y hasta 20 años atrás.

Y, con este último punto, se puede conectar con otra de las razones que empujan a las marcas a cambiar sus logos: el proceso de rebranding es una suerte de garantía para hacer que las marcas sigan siendo relevantes. Un nuevo logo sirve para revitalizar la marca y para asegurarse de que sigue comunicando lo que debe comunicar (o las cualidades que el paso del tiempo ha hecho que sean más importantes).

E igualmente no se debe olvidar que el paso del tiempo cambia también cómo funciona la sociedad y las creencias o códigos a aceptar. Algunas marcas han tenido que cambiar sus logos porque el paso del tiempo los ha hecho políticamente controvertidos y han evidenciado que son ofensivos. Le pasó la marca de coches Pontiac, cuyo logo era la cabeza de un jefe indio, o a Conguitos, con su conguito de aires africanos claramente basados en clichés bastante despectivos.

Cuándo saber que ha llegado el momento de cambiar

A pesar de todo esto, cambiar el logo de una compañía es una decisión delicada. El logo es una de las señas de identidad de la marca más importantes, así que no se puede tomar la decisión a la ligera. Para los consumidores es muy difícil aceptar una nueva identidad cuando están acostumbrados a una antigua y, sobre todo, cuando tienen un cariño especial por ella. Por ello antes de tomar una decisión hay que pensar seriamente ciertos puntos clave (cómo se van a sentir los consumidores, qué transmitirá el nuevo logo…) para no incurrir en grandes fallos y, sobre todo, para no tener que volver atrás. A varias empresas ya les ha pasado: han hecho un cambio de imagen de marca y han tenido que recuperar su vieja identidad, como le sucedió en su momento a GAP.
size1_43789_gap_logo

¿Qué es lo que se tiene que tener en cuenta para saber que ha llegado el momento de cambiar el logo? Un artículo de Forbes se hacía esa pregunta, partiendo de que va a ser un proceso caro (cambiar el logo de Tropicana hace unos años salió por millones de dólares y, lo peor de todo, resultó un fracaso tal que tuvieron que dar marcha atrás) y problemático. Las razones fundamentales para cambiar el logo son que el logo empieza a resultar técnicamente problemático, que está pasado de moda, que han existido cambios en la estructura de la empresa o que un cambio va a tener un efecto positivo sobre la marca.

Algunos logos, recordaba, son atemporales y funcionan igualmente bien sea cual sea el año en el que se miren. Sucede, por ejemplo, con el de Coca-Cola.

logo-evolution-brand-companies-coca-cola

Referencia: puromarketing.com

LA HISTORIA DETRÁS DEL PRECIO DE LOS CELULARES EN COLOMBIA

Magic Makers y la CRC nos traen este interesante vídeo donde nos explican por que en Colombia los equipos celulares nos cuestan hasta el doble del precio original.

PUBLICIDAD VINTAGE: LAS MARCAS DE HOY HACE 50 AÑOS

Las tendencias son cíclicas y se suele mirar al pasado para buscar inspiración, la diferencia actual radica en que ninguna corriente se impone, todo se mezcla y se reinventa pero adivinamos estéticas retro (o vintage) en muchos ámbitos: la publicidad, y por descontado la moda.

Esa curiosidad por la publicidad vintage de las marcas que más conocemos, nos encontramos una serie de anuncios que, si son fanáticos del campo, encontrarán bastante interesantes por analizar. Cabe aclarar que hablamos del contenido, más que del estilo.

Acá se darán cuenta como han cambiado algunas marcas, y como otras nunca cambian. Los paradójicos y masculinos mensajes de los cigarrillos, la siempre minimalista publicidad de Apple, los estereotipos femeninos de Avon, los curiosos insights de Volkswagen, la propaganda militar de los cereales Kellogg’s, etc.

La evolución de algunas marcas que conocemos desde siempre. Disfrútenlo.

swa-colombia-publicidad-vintage-volkswagen

“Y si te quedas sin gasolina, es fácil de empujar”

 swa-colombia-publicidad-vintage-sony

“Ahora, una videograbadora que va a donde quiera que vayas”

 swa-colombia-publicidad-vintage-mcdonalds

“Obtén lo mejor de lo caliente y lo frío en McDonalds”

 

 swa-colombia-publicidad-vintage-palmolive

“Eres más bonita de lo que crees ser… y puedes probarlo con una barra de Palmolive”

swa-colombia-publicidad-vintage-marlboro-1

“Donde hay un hombre… hay Marlboro”

swa-colombia-publicidad-vintage-lucky-strike

“Recuerdas que buen sabor tenían los cigarrillos?… Lucky aún lo tiene” Cuando los cigarrillos con filtro comenzaron a comercializarse.

 swa-colombia-publicidad-vintage-kelloggs

“No te lo dirán ni siquiera a ti, Tony?” (La receta secreta de Kellogg’s)

swa-colombia-publicidad-vintage-kelloggs-1
“Lo mejor para cada mañana”

swa-colombia-publicidad-vintage-budweiser
“Toma un par de Six-pack. Inteligente forma de comprar.”

swa-colombia-publicidad-vintage-avon1
“Escoger regalos es tan conveniente a la manera Avon”

swa-colombia-publicidad-vintage-apple
“Simplicidad, es la última sofisticación. Presentando Apple II, la computadora personal”

 Tomado de: ElPublicista.co

TIENDAS POP-UP: LA TENDENCIA DE LO EFÍMERO

 

Las tiendas pop-up son un fenómeno cada vez más habitual en calles y centros comerciales. Este formato se diferencia de otros, principalmente, en que la actividad comercial se limita a un número determinado de días o semanas, algo que permite al retailer optimizar sus acciones comerciales y rentabilizar al máximo la inversión del alquiler.

La tendencia nació en ciudades como Nueva York y Londres, donde nuevos diseñadores y talentosos chefs buscaban vías alternativas para dar a conocer el resultado de su trabajo, mirando la manera de ahorrarse costes fijos como el alquiler de espacios y, a la vez, poder difundir su obra más allá de sus fronteras.

Así, bajo el concepto pop-up  algunos diseñadores de moda empezaron a buscar espacios singulares donde presentar sus nuevas colecciones o vender sus stocks. Si bien el formato no es nada nuevo, ya que desde 2004 ha sido reseñado por publicaciones como Trendwatching.com, ahora estos escenarios cobran auge y se vuelven un “must have” para las marcas.

Crear emociones, impactar, sorprender y todo ello en un espacio que tiene fecha de caducidad desde el preciso momento de su nacimiento. Este es el objetivo -y gran reto- que tienen las Pop Up Store, espacios en los que no solo se busca vender un producto sino también aportar un componente diferente y exclusivo.

Desde su llegada a territorio estadounidense y británico han pasado ya diez años. Atrás, y como prueba de su éxito, dejan Pop Up Store tan impactantes como las que se celebraron en pleno Rockefeller Center con la colección de Isaac Mizrahi o las organizadas por marcas tan consolidadas como TiffanyŽs o Nike, que reflejan otra característica de estos eventos que es la de que no solo se trata de introducir un nombre, sino también de, por ejemplo, buscar un acercamiento con el cliente.

Se trata, por tanto, de un sistema de venta que resulta de utilidad en múltiples situaciones como, por ejemplo, para presentar un catálogo de temporada o un nuevo producto. También es una interesante forma de dar salida a artículos en stock, ofrecer un servicio de interés en un determinado evento o de probar un producto en el mercado real, así como de organizar exposiciones de arte o mercadillos solidarios.

Una de las mayores ventajas que ofrece el formato de tienda efímera es que su condición de comercio temporal hace que el gasto en el alquiler de un local sea más reducido. Así muchos negocios que no disponen de la solvencia económica suficiente como para abrir un establecimiento en una ubicación céntrica pueden hacerlo durante unos días o semanas, en fechas concretas como Navidad, rebajas, un lanzamiento de producto, etc. y probar el potencial de una determinada zona. Desde el punto de vista económico, el montaje de una tienda popup también resulta más barato que el de una tienda convencional, ya que habitualmente se utiliza mobiliario y materiales menos costosos.

Una de las mayores ventajas que ofrece el formato de tienda efímera es que su condición de comercio temporal hace que el gasto en el alquiler de un local sea más reducido.

Las pop-up stores, o tiendas efímeras, no se circunscriben ya al mundo de la moda: desde comida para perros a muebles, pasando por artículos de electrónica o joyas, todo cabe en el mundo de las tiendas espectáculo. Porque esa es la idea: habilitar un espacio diferente, convertirlo en un lugar exclusivo (las performances y actuaciones son comunes) y vender allí productos, a veces de edición limitada.

Eso sí: el evento es siempre temporal, otorgándole así un aire más exclusivo (de ahí el término inglés pop-up: brotar o emerger). Normalmente duran uno o dos días, aunque a veces se prolongan un par de meses. O se convierten en tiendas fijas, como pasó con la madrileña Federica & Co. “Una pop sirve para llamar la atención, hacer branding, salir en los medios y vender piezas, a poder ser diseñadas para la ocasión”, comenta Daniel Aguirre, de Pop Up Store Spain, empresa especializada en montar este tipo de eventos. Se encargan de todo: el cliente les indica el producto y un público objetivo, y a partir de ahí desarrollan un proyecto, buscan emplazamientos (desde una plaza o una parada de metro a un castillo), desarrollan la idea con arquitectos, con actores.

Algunas pop-up cumplen con creces sus objetivos de publicidad. Una de las más sonadas de los últimos tiempos la realizó Tiffany’s en la plaza del Duomo de Milán, instalando una caja de varios metros de tamaño rellena de joyas. O la que hizo Nike en Nueva York en un espacio similar a la tienda cubo de Apple, donde según la leyenda lograron vender 2.000 pares de zapatillas en una mañana.

Según Murciahome, empresa dedicada al alquiler de locales comerciales por días, es una excelente oportunidad para las tiendas de comercio electrónico. “Acerca tu producto a la calle por donde pasa tu cliente”. Así, además de mostrar en vivo el surtido de una tienda online, el retailer puede dar a conocer su ecommerce entre clientes potenciales que no conocen su web y captarlos para que su próxima compra la realicen online.

Por otro lado, y al contrario de lo que podría parecer, el tiempo limitado es una ventaja. “Su fecha de caducidad es parte de su encanto”, aseguran puesto que su presencia temporal activa la compra por impulso. El consumidor que está interesado en los artículos que se ofrecen en el comercio popup conoce que podrá adquirirlos solo durante unos días, lo que favorece que decida realizar la compra ahora.

Las Pop Up son un formato apropiado para crear una experiencia de compra diferente, divertida o exclusiva, capaz de fidelizar y de mejorar la percepción que los clientes tienen de su marca. “Crea algo entretenido, los visitantes se convertirán en tu mejor vendedor”,. Campañas tipo “Trae a un amigo” o los eventos que premian la fidelidad del cliente suelen funcionar muy bien en este sentido.

Ocasiones como las fiestas navideñas son una época del año perfecta para la apertura de tiendas pop up o efímeras, un formato comercial cuya actividad se limita a unos días o semanas y que permite al retailer ofrecer una experiencia de compra diferente y directa interesante tanto para la pequeñas empresas y el comercio electrónico como para las grandes marcas.

Tomado de: www.revistapym.com.co

12 COSAS QUE TIENE QUE DEJAR DE HACER EN SUS REDES SOCIALES

El hecho de que las malas prácticas se popularicen no significa que sean las Deje-de-suplicar-amor-en-redes-socialescorrectas. El hecho de que haya gente ofreciendo vender bases de datos para enviar publicidad invasiva, no significa que sea lo correcto.

Las redes sociales son por principio un espacio de generación de confianza, un hábitat donde interactúan personas con intereses comunes, liderados por un moderador que es la marca. Estas son 12 cosas que tiene que dejar de hacer en sus redes sociales, por la salud de su negocio y de sus comunidades.

1. No pida que compartan su contenido

Es desalentador ver personas o páginas publicando actualizaciones u ofertas que le piden encarecidamente a la gente que comparta o ReTweetee. No solamente luce desesperado y necesitado, sino que no genera involucramiento con la mayoría de su audiencia con quienes tiene relaciones superficiales. Es como suplicar por amistad. Las únicas personas que se sentirán en la obligación de hacerlo son sus amigos cercanos, mientras todos los demás lo ignorarán y les incomodará tal solicitud. Incluso es probable que aquellos que lo compartan no lo hagan porque crean en la causa o la esencia del mensaje, sino porque se los suplicó. Y esa no es la idea. Su negocio genera el suficiente valor como para suplicar que le pongan atención. Hay que tener algo de dignidad.

2. Deje de solicitar personas en Linkedin para luego ofrecerle sus servicios

Muchas personas aún no han entendido de qué se tratan las redes sociales. Creen que es la oportunidad gratuita de enviar mensajes indeseados a gente que no conocen. Sólo hay algo más molesto que recibir ofertas de personas que uno no conoce, y es recibirlas de personas que uno  conoce. En cualquier caso, se llama spam. El hecho de tener a alguien en sus redes no le da derecho a bombardearlo con ofrecimientos de inversiones en el extranjero, finca raíz o seguros de vida. Deje de pedir personas en Linkedin (o cualquier otra red), para usarla simplemente como herramienta de “llamadas en frío”.

3. No mezcle negocios con placer: su cuenta personal vs. la del negocio

Una cosa es usted como persona y otra su negocio, incluso si su nombre es su marca. Y debe separarlas porque a su comunidad o clientes potenciales no les interesa para dónde va de vacaciones o las fotos del paseo a la finca. Y viceversa, a sus amigos y familiares no les interesa el descuento del mes. Una cosa es su vida personal y otra el posicionamiento que construye para su negocio. Si su nombre es su marca tiene dos opciones: crear una nueva marca para su negocio que no incluya su nombre (lo cual es bueno para que después no dependa sólo de usted), o crear una segunda cuenta con una variación de su nombre –por ejemplo Dr Fulano Pediatra sería la cuenta profesional y Fulano de Tal sería la personal–, de esa manera enfoca el contenido para cada audiencia.

4. Deje de etiquetar a las personas para que se enteren que las mencionó en cosas irrelevantes

Es difícil resistirnos a la curiosidad de dar clic cuando vemos el mensaje en Facebook de “Fuiste mencionado en una publicación”, -y quienes nos etiquetan lo saben-, sólo para defraudarnos al ver que simplemente fuimos una víctima más de las 268 personas que fueron etiquetadas en un mensaje político, la foto de “alquilo casa en el eje cafetero” o cualquier otra cosa irrelevante. Sueño con el día en que la gente entienda que las redes no son para violar la privacidad, sino para construir confianza y que cada cual decide con lo que quiere interactuar.

5. Deje de poner titulares inconsecuentes con el contenido

Especialmente cuando comparte el último artículo de su blog o algo comercial de su página, que sólo usted considera una “oportunidad espectacular para hacer dinero”, deje de ser inconsecuente con lo que ofrece y lo que entrega. No sólo desde el punto de vista comercial, sino con el contenido mismo. Si su titular es “5 formas de hacer venta cruzada”, que efectivamente así sea y no cualquier cosa mal copiada de algún contenido en la web que sólo busca posicionar palabras clave para Google.

6. Deje de pensar que toda persona de 22 años es un Community Manager

Por el sólo hecho de ser joven, una persona no está calificada para administrar las redes sociales de una compañía. No se trata de que “los jóvenes saben de Facebook”. Una cosa es conversar con los amigos y otra muy diferente desarrollar una reputación en medios sociales para una empresa. Las redes son un frente de comunicación de la organización, tanto o más relevante que la misma publicidad o las relaciones públicas. Un Community Manager debe ser una persona que entienda la estrategia, interactúe bajo los principios de la empresa y desarrolle la marca para generar conversión, no sólo alguien que “sepa de Facebook”.

7. Darse Me gusta o ReTweet a usted mismo

Es evidente que si comparte una publicación es porque le gusta o la considera relevante para su comunidad, de lo contrario (asumo) no lo haría. Entonces no hay necesidad de que usted mismo le de Me gusta o RT sólo para que aparezca nuevamente en las novedades de sus contactos como “A Fulano le gusta la publicación de Fulano”. Nuevamente luce necesitado. Es la comunidad la que decide si lo que comparte le gusta o no, finalmente es para ellos.

8. Abusar de los hashtags

Los hashtags son una buena forma de clasificar la información, ponerla en contexto y categorizarla para alcanzar una audiencia específica. No obstante, con frecuencia se abusa de ellos atiborrando cada tweet o usándolo como un mensaje secundario, #haciendo muy #difícil de #leer y #entender el #mensajeprincipal.

9. Publicar automáticamente un tweet en otras redes

No hay nada de malo en automatizar y programar los mensajes, lo que no es recomendable es usar el mismo mensaje de 120 caracteres en todas las redes, sabiendo que cada una tiene una audiencia diferente y que puede reflejar (en más de 140 caracteres) su opinión o la razón por la cual la gente debería echar un vistazo a su publicación.

10. Deje de enviar invitaciones no solicitadas para que le den Me gusta a su página

La opción en Facebook de “Invita a tus amigos a que indiquen que les gusta tu página” no debería existir. Entiendo que necesite dar a conocer la página de su negocio, pero tenga en cuenta que no todos sus amigos son clientes potenciales. Enviarles invitaciones no solicitadas de que les guste su página sólo los pone en una situación embarazosa de, o bien, ignorar su invitación (esperando que usted no lo note) o darle Me gusta sólo por quedar bien. En cualquiera de los dos casos, si ha entendido que la calidad de la comunidad es lo que determinará lo efectiva de su participación (en futuras ventas), no querrá tener personas que sólo les gusta su página por quedar bien, sino personas que realmente les interesa su tema, para que se conviertan a futuro en clientes. La forma correcta de hacerlo es publicar contenido interesante y atractivo en la página de su empresa y luego compartirlo en su perfil. De esa manera la gente decide si le llama la atención para luego darle Me gusta voluntariamente a su página. Trate a sus amigos como amigos.

11. No publique masivamente y sin segmentación

No a toda su comunidad le interesa cada publicación, especialmente las que tienen relación geográfica, de género o edad. Cinco mil personas no están interesadas (y no podrán asistir) al seminario-taller que dictará en Bucaramanga. Segmente la publicación para que se muestre sólo a la gente de Bucaramanga y sus alrededores. Así mismo, no comparta su última colección de zapatos para mujer al 100% de su base, segmente sólo para mujeres. El problema de mostrar lo que no es al que no le interesa es que (obviamente) no interactúan, y si no interactúan Facebook no les vuelve a mostrar publicaciones en el futuro, aunque sí sean cosas que les podría interesar.

12. Deje de pensar que la gente le va comprar de inmediato

Las redes sociales no son para vender. Las redes sociales son para construir el paso previo a la venta: generar confianza. Poner enlaces directos a su página de ventas o pagar clics para enviarlos directo a su página para venderles es una pérdida de tiempo y dinero. Las ventas no se generan directo desde las redes sociales, porque la gente no está en “modo comprar”. La gente está en la red social para ver qué ha pasado con la gente que le interesa, relajarse y encontrar personas relevantes con los mismos intereses. Cuando entienda esto, enfocará sus esfuerzos a movilizar de la red hacia su ofrecimiento de contenido para construcción de base de datos. El noviazgo viene antes del matrimonio. La gente comprará cuando esté lista para comprar, no cuando usted esté listo para vender.

El verdadero valor de las redes sociales

Las redes sociales son un espacio para compartir con personas que tienen un interés común. Le permite crear comunidades que por tener esos intereses, las hace más afines a sus productos y servicios. Sin embargo, como en todo proceso comercial, la primera fase es de conocimiento y generación de confianza, más adelante algunos darán el paso hacia una compra. En la red social construye la comunidad y genera confianza, la venta viene después.

Esto significa entender qué es realmente una red social.

 

Tomado de: bienpensado.com

PUBLICIDAD CREATIVA

Algunos ejemplos clásicos de publicidad creativa.

adidas

Adidas

Ariel

Ariel

Asics

Asics

Bacardí

Bacardi

Campbells

Campbell’s

cepera

Cepera salsa barbecue picante

Citroen

Citroen y su carro eléctrico

Coca Cola

Coca-Cola

Dental Care

Dental Care

Dominos

Domino’s Pizza

Duracell

Duracell

Heinz

Salsa de tomate Heinz

Hot Wheels

Hot Wheels

Iberia

Iberia

Ikea

Ikea muebles y decoración para el hogar

McDonald's

McDonald’s

Mini Cooper

Mini Cooper

Nike

Nike

Papa Johns

Papa Johns

Ponds

Pond’s limpiador de poros

Purevision

Lentes de contacto Purevision

schweppes

Mezclador Schweppes

Sprite

Sprite

Swissair

Swissair

Yamaha

Yamaha

Nike

Nike

Mini Cooper

Mini Cooper

Lego

Lego

Heineken

Heineken

Coca Cola

Coca-Cola

Bimbo wraps

Bimbo wraps

3M vidrios de seguridad

3M vidrios de seguridad

ebay

Se mudó a ebay

Aspiradoras Hoover

Aspiradoras Hoover – para una demostración rompa el vidrio

Desodorante Axe

Desodorante Axe

Silberman's Fitness Center

Silberman’s Fitness Center

Loctite Super Glue

Loctite Super Glue

Crema dental dientes fuertes

Crema dental para dientes fuertes

Valla Heineken

Heineken

Valla Ariel

Detergente Ariel

Tomado de: bienpensado.com

No hay escapatoria: WhatsApp habilita su famoso ‘doble check’ con la palomita azul

Al parecer,WhatsApp decidió rematar la temporada más terrorífica del año haciendo realidad lo que -hasta hace poco- era una auténtica pesadilla para los usuarios del servicio a nivel mundial. Esto se debe a que la empresa de mensajería instantánea activó de forma oficial su ‘doble check’ en color azul para notificar a las personas que sus mensajes han sido leídos por sus interlocutores.

De esta forma -y sin pensar en la cantidad de noviazgos rotos o malos entendidos que su mejora traerá a las personas más susceptibles a la paranoia-, la empresa estrenó su simple diseño de avisos que consiste en una palomita gris (tick) cuando el mensaje fue entregado al servidor, dos cuando el mensaje fue entregado al dispositivo del destinatario y dos en color azul cuando el mensaje fue leído por el usuario.

Esta actualización -que se anunció de forma oficial desde principios de septiembre- ya está activa en teléfonos Android, iPhone, BlackBerry y Windows Phone, y basta con que los usuarios actualicen la popular app para comenzar a probar los efectos de este nuevo método de comunicación (que seguramente generará más de un reclamo producto de la impaciencia).

Whatsapp_Merca

En la página oficial del servicio, una explicación de la doble palomita azul aparece en la sección de preguntas frecuentes.

5 pretextos para combatir la palomita azul

El debate sobre la privacidad en el tema de las conversaciones de WhatsApp comenzó a inundar las redes sociales, pues algunos usuarios piensan que la actualización realmente generará más problemas de los posibles beneficios que podría traer.

Por esa razón aquí le presentamos 5 (malos) consejos para evadir una queja potencial por no atender un mensaje al instante:

“Es que no he recibido la actualización / No he actualizado mi teléfono”

“Lo siento, soy daltónico”

“Es que le pedí a (nombre aquí) que revisara rápido quién era”

“Está roto / no sirve / se puso solo”

“Lo siento, lo vi pero no pude contestar porque estaba (manejando, cocinando, limpiando, etc)

Tomado de : www.merca20.com