Marketing

TIENDAS POP-UP: LA TENDENCIA DE LO EFÍMERO

 

Las tiendas pop-up son un fenómeno cada vez más habitual en calles y centros comerciales. Este formato se diferencia de otros, principalmente, en que la actividad comercial se limita a un número determinado de días o semanas, algo que permite al retailer optimizar sus acciones comerciales y rentabilizar al máximo la inversión del alquiler.

La tendencia nació en ciudades como Nueva York y Londres, donde nuevos diseñadores y talentosos chefs buscaban vías alternativas para dar a conocer el resultado de su trabajo, mirando la manera de ahorrarse costes fijos como el alquiler de espacios y, a la vez, poder difundir su obra más allá de sus fronteras.

Así, bajo el concepto pop-up  algunos diseñadores de moda empezaron a buscar espacios singulares donde presentar sus nuevas colecciones o vender sus stocks. Si bien el formato no es nada nuevo, ya que desde 2004 ha sido reseñado por publicaciones como Trendwatching.com, ahora estos escenarios cobran auge y se vuelven un “must have” para las marcas.

Crear emociones, impactar, sorprender y todo ello en un espacio que tiene fecha de caducidad desde el preciso momento de su nacimiento. Este es el objetivo -y gran reto- que tienen las Pop Up Store, espacios en los que no solo se busca vender un producto sino también aportar un componente diferente y exclusivo.

Desde su llegada a territorio estadounidense y británico han pasado ya diez años. Atrás, y como prueba de su éxito, dejan Pop Up Store tan impactantes como las que se celebraron en pleno Rockefeller Center con la colección de Isaac Mizrahi o las organizadas por marcas tan consolidadas como TiffanyŽs o Nike, que reflejan otra característica de estos eventos que es la de que no solo se trata de introducir un nombre, sino también de, por ejemplo, buscar un acercamiento con el cliente.

Se trata, por tanto, de un sistema de venta que resulta de utilidad en múltiples situaciones como, por ejemplo, para presentar un catálogo de temporada o un nuevo producto. También es una interesante forma de dar salida a artículos en stock, ofrecer un servicio de interés en un determinado evento o de probar un producto en el mercado real, así como de organizar exposiciones de arte o mercadillos solidarios.

Una de las mayores ventajas que ofrece el formato de tienda efímera es que su condición de comercio temporal hace que el gasto en el alquiler de un local sea más reducido. Así muchos negocios que no disponen de la solvencia económica suficiente como para abrir un establecimiento en una ubicación céntrica pueden hacerlo durante unos días o semanas, en fechas concretas como Navidad, rebajas, un lanzamiento de producto, etc. y probar el potencial de una determinada zona. Desde el punto de vista económico, el montaje de una tienda popup también resulta más barato que el de una tienda convencional, ya que habitualmente se utiliza mobiliario y materiales menos costosos.

Una de las mayores ventajas que ofrece el formato de tienda efímera es que su condición de comercio temporal hace que el gasto en el alquiler de un local sea más reducido.

Las pop-up stores, o tiendas efímeras, no se circunscriben ya al mundo de la moda: desde comida para perros a muebles, pasando por artículos de electrónica o joyas, todo cabe en el mundo de las tiendas espectáculo. Porque esa es la idea: habilitar un espacio diferente, convertirlo en un lugar exclusivo (las performances y actuaciones son comunes) y vender allí productos, a veces de edición limitada.

Eso sí: el evento es siempre temporal, otorgándole así un aire más exclusivo (de ahí el término inglés pop-up: brotar o emerger). Normalmente duran uno o dos días, aunque a veces se prolongan un par de meses. O se convierten en tiendas fijas, como pasó con la madrileña Federica & Co. “Una pop sirve para llamar la atención, hacer branding, salir en los medios y vender piezas, a poder ser diseñadas para la ocasión”, comenta Daniel Aguirre, de Pop Up Store Spain, empresa especializada en montar este tipo de eventos. Se encargan de todo: el cliente les indica el producto y un público objetivo, y a partir de ahí desarrollan un proyecto, buscan emplazamientos (desde una plaza o una parada de metro a un castillo), desarrollan la idea con arquitectos, con actores.

Algunas pop-up cumplen con creces sus objetivos de publicidad. Una de las más sonadas de los últimos tiempos la realizó Tiffany’s en la plaza del Duomo de Milán, instalando una caja de varios metros de tamaño rellena de joyas. O la que hizo Nike en Nueva York en un espacio similar a la tienda cubo de Apple, donde según la leyenda lograron vender 2.000 pares de zapatillas en una mañana.

Según Murciahome, empresa dedicada al alquiler de locales comerciales por días, es una excelente oportunidad para las tiendas de comercio electrónico. “Acerca tu producto a la calle por donde pasa tu cliente”. Así, además de mostrar en vivo el surtido de una tienda online, el retailer puede dar a conocer su ecommerce entre clientes potenciales que no conocen su web y captarlos para que su próxima compra la realicen online.

Por otro lado, y al contrario de lo que podría parecer, el tiempo limitado es una ventaja. “Su fecha de caducidad es parte de su encanto”, aseguran puesto que su presencia temporal activa la compra por impulso. El consumidor que está interesado en los artículos que se ofrecen en el comercio popup conoce que podrá adquirirlos solo durante unos días, lo que favorece que decida realizar la compra ahora.

Las Pop Up son un formato apropiado para crear una experiencia de compra diferente, divertida o exclusiva, capaz de fidelizar y de mejorar la percepción que los clientes tienen de su marca. “Crea algo entretenido, los visitantes se convertirán en tu mejor vendedor”,. Campañas tipo “Trae a un amigo” o los eventos que premian la fidelidad del cliente suelen funcionar muy bien en este sentido.

Ocasiones como las fiestas navideñas son una época del año perfecta para la apertura de tiendas pop up o efímeras, un formato comercial cuya actividad se limita a unos días o semanas y que permite al retailer ofrecer una experiencia de compra diferente y directa interesante tanto para la pequeñas empresas y el comercio electrónico como para las grandes marcas.

Tomado de: www.revistapym.com.co

12 COSAS QUE TIENE QUE DEJAR DE HACER EN SUS REDES SOCIALES

El hecho de que las malas prácticas se popularicen no significa que sean las Deje-de-suplicar-amor-en-redes-socialescorrectas. El hecho de que haya gente ofreciendo vender bases de datos para enviar publicidad invasiva, no significa que sea lo correcto.

Las redes sociales son por principio un espacio de generación de confianza, un hábitat donde interactúan personas con intereses comunes, liderados por un moderador que es la marca. Estas son 12 cosas que tiene que dejar de hacer en sus redes sociales, por la salud de su negocio y de sus comunidades.

1. No pida que compartan su contenido

Es desalentador ver personas o páginas publicando actualizaciones u ofertas que le piden encarecidamente a la gente que comparta o ReTweetee. No solamente luce desesperado y necesitado, sino que no genera involucramiento con la mayoría de su audiencia con quienes tiene relaciones superficiales. Es como suplicar por amistad. Las únicas personas que se sentirán en la obligación de hacerlo son sus amigos cercanos, mientras todos los demás lo ignorarán y les incomodará tal solicitud. Incluso es probable que aquellos que lo compartan no lo hagan porque crean en la causa o la esencia del mensaje, sino porque se los suplicó. Y esa no es la idea. Su negocio genera el suficiente valor como para suplicar que le pongan atención. Hay que tener algo de dignidad.

2. Deje de solicitar personas en Linkedin para luego ofrecerle sus servicios

Muchas personas aún no han entendido de qué se tratan las redes sociales. Creen que es la oportunidad gratuita de enviar mensajes indeseados a gente que no conocen. Sólo hay algo más molesto que recibir ofertas de personas que uno no conoce, y es recibirlas de personas que uno  conoce. En cualquier caso, se llama spam. El hecho de tener a alguien en sus redes no le da derecho a bombardearlo con ofrecimientos de inversiones en el extranjero, finca raíz o seguros de vida. Deje de pedir personas en Linkedin (o cualquier otra red), para usarla simplemente como herramienta de “llamadas en frío”.

3. No mezcle negocios con placer: su cuenta personal vs. la del negocio

Una cosa es usted como persona y otra su negocio, incluso si su nombre es su marca. Y debe separarlas porque a su comunidad o clientes potenciales no les interesa para dónde va de vacaciones o las fotos del paseo a la finca. Y viceversa, a sus amigos y familiares no les interesa el descuento del mes. Una cosa es su vida personal y otra el posicionamiento que construye para su negocio. Si su nombre es su marca tiene dos opciones: crear una nueva marca para su negocio que no incluya su nombre (lo cual es bueno para que después no dependa sólo de usted), o crear una segunda cuenta con una variación de su nombre –por ejemplo Dr Fulano Pediatra sería la cuenta profesional y Fulano de Tal sería la personal–, de esa manera enfoca el contenido para cada audiencia.

4. Deje de etiquetar a las personas para que se enteren que las mencionó en cosas irrelevantes

Es difícil resistirnos a la curiosidad de dar clic cuando vemos el mensaje en Facebook de “Fuiste mencionado en una publicación”, -y quienes nos etiquetan lo saben-, sólo para defraudarnos al ver que simplemente fuimos una víctima más de las 268 personas que fueron etiquetadas en un mensaje político, la foto de “alquilo casa en el eje cafetero” o cualquier otra cosa irrelevante. Sueño con el día en que la gente entienda que las redes no son para violar la privacidad, sino para construir confianza y que cada cual decide con lo que quiere interactuar.

5. Deje de poner titulares inconsecuentes con el contenido

Especialmente cuando comparte el último artículo de su blog o algo comercial de su página, que sólo usted considera una “oportunidad espectacular para hacer dinero”, deje de ser inconsecuente con lo que ofrece y lo que entrega. No sólo desde el punto de vista comercial, sino con el contenido mismo. Si su titular es “5 formas de hacer venta cruzada”, que efectivamente así sea y no cualquier cosa mal copiada de algún contenido en la web que sólo busca posicionar palabras clave para Google.

6. Deje de pensar que toda persona de 22 años es un Community Manager

Por el sólo hecho de ser joven, una persona no está calificada para administrar las redes sociales de una compañía. No se trata de que “los jóvenes saben de Facebook”. Una cosa es conversar con los amigos y otra muy diferente desarrollar una reputación en medios sociales para una empresa. Las redes son un frente de comunicación de la organización, tanto o más relevante que la misma publicidad o las relaciones públicas. Un Community Manager debe ser una persona que entienda la estrategia, interactúe bajo los principios de la empresa y desarrolle la marca para generar conversión, no sólo alguien que “sepa de Facebook”.

7. Darse Me gusta o ReTweet a usted mismo

Es evidente que si comparte una publicación es porque le gusta o la considera relevante para su comunidad, de lo contrario (asumo) no lo haría. Entonces no hay necesidad de que usted mismo le de Me gusta o RT sólo para que aparezca nuevamente en las novedades de sus contactos como “A Fulano le gusta la publicación de Fulano”. Nuevamente luce necesitado. Es la comunidad la que decide si lo que comparte le gusta o no, finalmente es para ellos.

8. Abusar de los hashtags

Los hashtags son una buena forma de clasificar la información, ponerla en contexto y categorizarla para alcanzar una audiencia específica. No obstante, con frecuencia se abusa de ellos atiborrando cada tweet o usándolo como un mensaje secundario, #haciendo muy #difícil de #leer y #entender el #mensajeprincipal.

9. Publicar automáticamente un tweet en otras redes

No hay nada de malo en automatizar y programar los mensajes, lo que no es recomendable es usar el mismo mensaje de 120 caracteres en todas las redes, sabiendo que cada una tiene una audiencia diferente y que puede reflejar (en más de 140 caracteres) su opinión o la razón por la cual la gente debería echar un vistazo a su publicación.

10. Deje de enviar invitaciones no solicitadas para que le den Me gusta a su página

La opción en Facebook de “Invita a tus amigos a que indiquen que les gusta tu página” no debería existir. Entiendo que necesite dar a conocer la página de su negocio, pero tenga en cuenta que no todos sus amigos son clientes potenciales. Enviarles invitaciones no solicitadas de que les guste su página sólo los pone en una situación embarazosa de, o bien, ignorar su invitación (esperando que usted no lo note) o darle Me gusta sólo por quedar bien. En cualquiera de los dos casos, si ha entendido que la calidad de la comunidad es lo que determinará lo efectiva de su participación (en futuras ventas), no querrá tener personas que sólo les gusta su página por quedar bien, sino personas que realmente les interesa su tema, para que se conviertan a futuro en clientes. La forma correcta de hacerlo es publicar contenido interesante y atractivo en la página de su empresa y luego compartirlo en su perfil. De esa manera la gente decide si le llama la atención para luego darle Me gusta voluntariamente a su página. Trate a sus amigos como amigos.

11. No publique masivamente y sin segmentación

No a toda su comunidad le interesa cada publicación, especialmente las que tienen relación geográfica, de género o edad. Cinco mil personas no están interesadas (y no podrán asistir) al seminario-taller que dictará en Bucaramanga. Segmente la publicación para que se muestre sólo a la gente de Bucaramanga y sus alrededores. Así mismo, no comparta su última colección de zapatos para mujer al 100% de su base, segmente sólo para mujeres. El problema de mostrar lo que no es al que no le interesa es que (obviamente) no interactúan, y si no interactúan Facebook no les vuelve a mostrar publicaciones en el futuro, aunque sí sean cosas que les podría interesar.

12. Deje de pensar que la gente le va comprar de inmediato

Las redes sociales no son para vender. Las redes sociales son para construir el paso previo a la venta: generar confianza. Poner enlaces directos a su página de ventas o pagar clics para enviarlos directo a su página para venderles es una pérdida de tiempo y dinero. Las ventas no se generan directo desde las redes sociales, porque la gente no está en “modo comprar”. La gente está en la red social para ver qué ha pasado con la gente que le interesa, relajarse y encontrar personas relevantes con los mismos intereses. Cuando entienda esto, enfocará sus esfuerzos a movilizar de la red hacia su ofrecimiento de contenido para construcción de base de datos. El noviazgo viene antes del matrimonio. La gente comprará cuando esté lista para comprar, no cuando usted esté listo para vender.

El verdadero valor de las redes sociales

Las redes sociales son un espacio para compartir con personas que tienen un interés común. Le permite crear comunidades que por tener esos intereses, las hace más afines a sus productos y servicios. Sin embargo, como en todo proceso comercial, la primera fase es de conocimiento y generación de confianza, más adelante algunos darán el paso hacia una compra. En la red social construye la comunidad y genera confianza, la venta viene después.

Esto significa entender qué es realmente una red social.

 

Tomado de: bienpensado.com

PUBLICIDAD CREATIVA

Algunos ejemplos clásicos de publicidad creativa.

adidas

Adidas

Ariel

Ariel

Asics

Asics

Bacardí

Bacardi

Campbells

Campbell’s

cepera

Cepera salsa barbecue picante

Citroen

Citroen y su carro eléctrico

Coca Cola

Coca-Cola

Dental Care

Dental Care

Dominos

Domino’s Pizza

Duracell

Duracell

Heinz

Salsa de tomate Heinz

Hot Wheels

Hot Wheels

Iberia

Iberia

Ikea

Ikea muebles y decoración para el hogar

McDonald's

McDonald’s

Mini Cooper

Mini Cooper

Nike

Nike

Papa Johns

Papa Johns

Ponds

Pond’s limpiador de poros

Purevision

Lentes de contacto Purevision

schweppes

Mezclador Schweppes

Sprite

Sprite

Swissair

Swissair

Yamaha

Yamaha

Nike

Nike

Mini Cooper

Mini Cooper

Lego

Lego

Heineken

Heineken

Coca Cola

Coca-Cola

Bimbo wraps

Bimbo wraps

3M vidrios de seguridad

3M vidrios de seguridad

ebay

Se mudó a ebay

Aspiradoras Hoover

Aspiradoras Hoover – para una demostración rompa el vidrio

Desodorante Axe

Desodorante Axe

Silberman's Fitness Center

Silberman’s Fitness Center

Loctite Super Glue

Loctite Super Glue

Crema dental dientes fuertes

Crema dental para dientes fuertes

Valla Heineken

Heineken

Valla Ariel

Detergente Ariel

Tomado de: bienpensado.com